Rosales, el ex funcionario K que «salva» empresas. En Garbarino afronta $2 mil millones en cheques sin fondos

El tesorero de San Lorenzo antes recuperó de la quiebra a una empresa de seguros. ¿Cómo hace?

El presidente de Garbarino, Carlos Rosales, afirmó hace pocos días: «Desde que compramos, la facturación creció 900% y recuperamos el crédito». Sin embargo, los registros del Banco Central no muestran eso. Se encuentra en una situación de deudas irrecuperables con entidades bancarias y durante 2020 con una emisión de 1828 cheques sin fondos por la astronómica cifra de $2.239.476.091.

Aunque los números asustan, se podría decir que el actual tesorero del San Lorenzo de Tinelli está en proceso de salvataje del gigante de electrodomésticos. Y eso llama la atención: su interés excesivo por «levantar» quiebras de empresas. Como en PROF, cuando en 2017 convocó a un inversor llamado Alberto Castro para hacer un aporte de capital de 12 millones de dólares. La situación de la aseguradora era delicada en ese año, con un déficit abismal que amenazaba con el final. Castro invirtió a cambio de un acuerdo, iba a involucrarse en la gestión de la empresa para mejorar su explotación comercial, pero eso no sucedió. Rosales desplazó a Castro del directorio en el mismo momento que éste seguía aportando montañas de dinero a PROF. Todo terminó en una denuncia penal por estafa, administración fraudulenta y falsificación de documentos públicos.

El flamante dueño de Radio Continental fue funcionario de segunda línea del gobierno de Daniel Scioli en el área de deportes de la provincia de Buenos Aires. Se metió en el fútbol hace una década, de la mano del entonces presidente de San Lorenzo Rafael Savino. Ahora su historia empieza a ser conocida. Pero su maratónica fortuna nadie es capaz de explicarla con claridad. «Hace pocos años iba en colectivo al club», relata una fuente muy cercana al mundo azulgrana.

Rosales, fue empleado en la gestión Scioli.
FUENTE: BCRA. Consulta CUIT Garbarino.

Un atisbo para entender su crecimiento económico fugaz pueden ser sus conexiones con allegados al actual min. de Seguridad bonaerense Sergio Berni o sus negocios con Claudio Di Meglio, financista y dueño de una droguería que estuvo involucrada en la mafia de los remedios. «Charly» Rosales escaló y se animó a meterse en dónde no lo llamaban. Cuenta la «leyenda» que en un restaurant de Av. de Mayo, mientras almorzaba con dirigentes de San Lorenzo, se enteró que en un salón privado del mismo local había una reunión peronista «de peso». No dudó, los fue a buscar y se encontró con el mismísimo Daniel Scioli. El ex gobernador de la pcia. de Bs. As. se sumó a la mesa futbolera y Rosales ganaba un fructífero contacto más.

Aunque las crónicas periodísticas empiezan a desandar el camino de Rosales, sigue siendo poco, incluso esta, para comprender como construyó un imperio dedicado a ganar millones y salvar mágicamente del default a todas las compañías que se cruza.

¡Si llegaste hasta acá podés ayudar con sólo un click! Apoyá al periodismo independiente, sin ataduras de ningún tipo. El periodismo de investigación es costoso pero los hechos revelados son siempre de interés público y lo que aportes vuelve a la sociedad. Los medios financiados por el poder ignorarán siempre diversos temas acá tratados. ¡Gracias!

APORTE $100 VÍA MERCADO PAGO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.